Alive

Eccedentesiasta. Nivel 16
|Pensamientos en papel| Entre libros y lienzos, dame un lápiz o un color y te contaré millones de historias

Un viaje que se convirtió en huida

Me has dicho que no me preocupe, que en la vida todos son etapas y que debo atravesar por cada una de ellas para seguir creciendo, yo atentamente me escucho pero ¿qué hago hablando conmigo misma? Me has regañado una y otra vez, diciéndome que debo seguir con mi vida, abandonar en lugar de donde provengo, que necesito empezar desde cero, que ya culminé esta etapa y yo ya pierdo la cuenta de todo lo que me digo; mi yo interior suele ser tan regañona.

Las yemas de mis dedos recorren con suavidad las paredes  mi hogar así como el amante recorre el cuerpo de su amada con delicadeza para custodiar las curvas que lo llevan a la locura, pero entre el amante y yo hay una disimilitud el recorre su cuerpo con pasión mientras yo recorro mi hogar con nostalgia, vuelvo hablarme, esa molesta yo vuelve a reconfortarme.

Necesito distraerme y salgo con mis amigos, me dedico a observarlos, necesito escuchar su voces y sólo puedo mirarlos esperando que queden guardados en mi ser. El viento se vuelve lápiz y dibuja sus rostros pero la tormenta se encarga de llevárselos al efímero infinito; siento que ya lo he perdido.

Me siento fría, estoy temblando ¿estoy llorando? No quiero dejar atrás esto. No quiero volver a comenzar de cero. Me consuelo a mí misma de la peor manera “ya no hay vuelta atrás” me digo, “basta” me respondo. Y allí empiezo una discusión conmigo; acabo rendida.

Nunca fue el lugar sino los recuerdos. Añoro donde crecí y ahora me encuentro huyendo de ese lugar, si volviera todo caería sobre mí; un millón de recuerdos a los que no les quise hacer frente, mi hado jugó un destino desfavorable

Pelirroja uno; es especial porque se ha enfrentado a la muerte con mucha frecuencia con una profesionalidad consumada, pero ahora debe enfrentarse a una muerte sin diagnóstico.

Pelirroja dos; es única porque está muy ansiosa por morir y ahora se enfrenta al hecho de que sus deseos más profundos se conviertan en realidad.

Pelirroja tres; es excepcional porque ha hecho tanto por desperdiciar su futuro que ahora tiene que enfrentarse al hecho de que otra persona le robe el poco futuro que le queda.

—   John Katzenbach. Un final perfecto

“Y al igual que la niña del cuento, has sido elegida para morir”

—   John Katzenbach

Cuando éramos niños
los viejos tenían como treinta
un charco era un océano
la muerte lisa y llana
no existía

cuando muchachos
los viejos eran gente de cuarenta
un estanque era océano
la muerte solamente
una palabra

ya cuando nos casamos
los ancianos estaban en cincuenta
un lago era un océano
la muerte era la muerte
de los otros

ahora veterano
ya le dimos alcance a la verdad
el océano es por fin el océano
pero la muerte empieza a ser
la nuestra

—   "Pasatiempo" - Mario Benedetti.  (via alexandrave)

(Source: viejaculturafrita, via migajasyescritos)

Pequeños momentos

Es como imaginar el instante más perfecto del mundo; estaba como un niño pequeño en una dulcería o en una juguetería. Mi padre aquel hombre de vida rocambolesca que claudica a mis peticiones, él estaba en una ferretería, se veía feliz, animado como si todo aquello fuera un parque de diversiones y él, un pequeño lleno de entusiasmo de ir por primera vez a un parque. Me sentía inverosímil, una oleada de satisfacción golpeaba mi ser y tal vez esa sea la razón por la cual él claudicaba mis peticiones; le hacía feliz verme feliz. Entonces desde ese instante sé que uno de los placeres de la vida, es ver sonreír a quién amas.

Amor extraño

No sé como llegué a este punto. Me encuentro sentada sobre la hierba con un cuaderno de dibujo y algunos lápices, empecé a venir periódicamente solo por volver a dibujar su rostro; hoy no era diferente. Estoy aquí nuevamente dibujándolo, la verdad no sé cuantos dibujos llevo pero cada uno me parece perfecto, no pierdo de vista cada curva, cada línea, cada insignificante pero hermoso detalle, incluso alguna vez llegué a pensar que era un Adonis. Sé que para él sólo soy una ausencia incierta, una sombra de colores, él no nota mi presencia pero tampoco mi ausencia mientras que yo cada día suspiro por su sonrisa y no sólo plasmo su rostro en mis cuadernos sino que lo plasmo en mí memoria como mi primer amor extraño, sí, extraño porque nunca nos miramos mutuamente para decir que es un “amor a primera vista”

Porque estas hecho para superarte

Porque estas hecho para superarte

Almas destinadas

Esa mirada sobre mi; me inspeccionaba.

Sus ojos color miel estaban sobre mí; analizándome.

Notaba en sus labios una sonrisa burlona y sus ojos a simple vista demostraban odio y ego. Sus ojos hicieron camino hacia los míos y allí lo descifré. Fue como descubrir la última pieza de un rompecabezas, encajaba a la perfección. En él vi dolor,sentí su soledad, el sufrimiento, presencié  lo desahuciada que estaba su alma; sentí un escalofrío recorrer mi espalda y me asusté, él estaba lleno de odio pero no cualquier odio; uno dirigido hacia él. Sus ojos pedían a gritos ayuda, él se torturaba, se despreciaba, creía que no era nadie y se perdía a sí mismo, olvidando por completo lo que alguna vez fue ¿cómo podía alguien sufrir tanto? No era justo. Me fui desvaneciendo y poco a poco recuperé el sentido mientras la cordura volvía a mí. Sus ojos aun estaban sobre los míos, observé mi reflejo en sus ojos; hermosos ojos color miel, que se dedicaban a mirarme esperando indefectiblemente un movimiento. Un enigma golpeo´mi mente, quizás y sólo quizás mi reflejo lo caracterizaba a él, él era como yo. Su alma y la mía vivían en soledad; esperando algún día ser rescatados

Como huellas en la arena, rastros en su cuerpo

“Todo el mundo tiene tres vidas: la pública, la privada, y la secreta.”

—   Gabriel García Márquez (via podredumbredelquerer)

(via huellas-en-micorazon)